23 de octubre de 2013

La Catedral. 2.137mts. Cara Norte. Las Cañadas del Teide.

 
El roque de La Catedral es uno de los roques emblemáticos, sino el que más, de cuantos hay en la Isla de Tenerife, siendo de los más cercanos y por lo tanto bastante frecuentado por los escaladores tinerfeños. Casi medio centenar de rutas, de todos los estilos de escalada, surcan sus paredes, siendo las situadas en su cara norte, sombría y de roca a veces dudosa, las que reúnen más verticalidad y ambiente.

Colec. Villar
La primera ruta que se trazó en esta vertiente fué la Cruz Angel, abierta en 1975 por Antonio R.Villar, Alberto Alom, Oscar Subirana y Espila Noya, siempre  buscando lo más fácil de la pared.
 
Originalmente, entraba por donde ahora está el primer largo de Víctimas del desamor  hasta la primera reu de la Directisima y desde ahí hasta la parte superior del pilar adosado; desde aquí, sigue en artificial  y en travesía de buriles hacia arriba, y cuando se acaban estos, hacia la izquierda para montar reunión y seguir por lo más evidente hacia la cumbre.

Villar y Espila en el Torreón Figueroa


Es posible también llegar a la cumbre del pilar adosado por el diedro que se forma en su izquierda, un V+, entrada esta que se conoce como la vía de Pillo, recomendable puesto que le da variedad a la ruta y donde harán falta los frienes más gordos, aunque existe un buril instalado posterior a su apertura.
                       
Fue en septiembre de 1980 cuando Juan Ignacio Frías Viera y Antonio Ramos Villar trazaron la Directísima o Miguel Diez, continuando lo que unos años antes se había empezado; la vía está dedicada a Miguel, escalador valenciano que durante algunos años de la década de los 70 estuvo destinado en Tenerife y compartió, y sigue compartiendo, escaladas con escaladores isleños. Está vía fue restaurada en el año 2006 por Ramón García ,"Lolín", con algunos compañeros; una vía muy recomendable.

Directísima. Arnes de pecho y bota dura 1ª sin estribos
Arriba. La primera vez que se forzó el techo en libre. 1983.

Izda. Durante la apertura de la Directisima.


Ya en 1985, y en plena revolución de la escalada libre, otra vez Antonio R. Villar, y esta vez con Oscar Subirana, trazan Víctimas del desamor, intentando forzar al máximo en libre sobre buriles. Hoy en día, algunos de estos buriles han sido sustituidos por parabolts. Recientemente, Pablo Mata trazó una variante finalizando el segundo largo, que ayuda a está vía a ser un interesante itinerario para forzar en libre, aun teniendo en cuenta sus primeros expuestos pasos, donde un roñoso clavo, junto con roca de mala calidad, dan muy poca confianza, siendo conveniente su sustitución por otro tipo de seguro fijo (ya sustituido).

Diedro del tercer largo
  El delicado diedro del inicio del 3er largo                 En los metros finales de la Directisma
 
Una vez pasada la explosión de la escalada libre y ya asentada completamente la escalada deportiva, vuelve el gusto por la escalada tradicional y es en La Catedral, y de nuevo Villar y Oscar, quienes abren el 2 de enero de 1994 un itinerario de escalada artificial, Culo veo culo quiero, en "pique" a la retromoda que empezaba de nuevo por parte de algunos escaladores isleños, abriendo itinerarios en estilo tradicional. Pegado a esta vía, a su izda y por una fisura apenas perceptible, Delfino Méndez y Ralph Kammerlander dejan en 1996 un A3 de un largo, que seguro cuenta con poquísimas repeticiones, ... o quizás ninguna.

Ya en este siglo, en el año 2002 Raul Fleitas abre, con su característico estilo de artificial equipado, Lágrimas de soledad, una corta ruta que finaliza en la primera reunión de la Cruz Angel. Diez años más tarde, en el 2012, vuelve Raul a abrir, otra vez en solitario, una controvertida vía (Diego ángel de Dios) por esta cara de la Catedral; ambas han sido abiertas con spits y chapas pintadas de color marrón, para minimizar su impacto visual.
En la última vía abierta en La Catedral



Mas información, en artículo aparecido en el nº194 de la revista Desnivel (pincha aquí para verlo)


Catedral 
Catedral norte

No hay comentarios:

Publicar un comentario