21 de octubre de 2013

Los Tajinastes de las Cañadas del Teide

Las Cañadas del Teide tienen un indudable valor botánico ya que muchas de las plantas que allí se encuentran son endémicas del ecosistema de la alta montaña canaria. Si hubiera que destacar alguna sobre todas ellas, no dudariamos que fuese el “tajinaste rojo”, con su espectacular floración. En la zona existe otro tajinaste endémico menos vistoso y frecuente, que completa este grupo de plantas en Las Cañadas; es el pequeño “tajinaste picante” o “tajinaste azul”.

 rojo3rojo2  rojo1
El “tajinaste rojo” no es exclusivo de la isla de Tenerife,  se encuentra también en las cumbres de la isla de la Palma, pero con la floración de un tono más rosado. Es una planta bastante abundante en Las Cañadas en los lugares que le son propicios, como las laderas suroeste de los barrancos hacia el sur y los derrubios que forman los piedemonte de la pared de Las Cañadas. El “tajinaste rojo” solo florece una vez en su vida, pudiendo alcanzar la inflorescencia hasta los 3 metros de altura y siendo tan espectacular y rápida como su muerte, que nos deja como testigo su enhiesto esqueleto, hasta que cae con el paso del tiempo.

seco Tajinastes secos1 Tajinastes secos2

Mas discreto y mucho menos abundante es el  “tajinaste picante”, que debe su nombre común a los pelillos de las hojas que producen cierto picor al tocarlos. Su inflorecencia es de color azul y apenas llega al metro de altura, pero a diferencia del anterior no muere después de la primera floración, sino que puede florecer durante varios años seguidos. También su hábitat es diferente y más localizado, pudiendo observarse tanto en los suelos de picón negro, como en el volcán de Arenas Negras, o en los suelos de piedra pómez, como los de Montaña Blanca y las Minas de San José.

picantes3 picante1 picante2

Estas dos especies no son los únicos ejemplares de tajinastes que podemos observar en Las Cañadas, ya que, como ocurre con muchas otras especies de plantas, se pueden hibridar entre ellos, y fruto de esta hibridación es un tajinaste que nos presenta una inflorescencia casi tan alta como la del tajinaste rojo, pero con las flores de tonos azules y violaceos. Estos ejemplares son muy, muy poco frecuentes, pero igual de espectaculares que los anteriores.

hibrido3
híbrido1 híbrido2

blanco

Otro curioso ejemplar, aún más raro que el anterior, es un tajinaste de flores blancas, similar al de Anaga, que tiene su origen en el fenómeno de la albinización, poco frecuente en las plantas; en este caso, no se trata mas que de una variación en el color de las flores del "tajinaste rojo".

Los montañeros, escaladores y senderistas que disfrutan de sus actividades en el Parque Nacional del Teide no suponen amenaza alguna para estas plantas, que en realidad carecen de depredadores naturales, pero que sin embargo forman parte de la dieta de animales introducidos como el conejo y el muflón, este último una especie de oveja salvaje introducida con fines cinegéticos y que si que representa una seria amenaza para la flora endémica.


¿cuantos muflones puedes ver en esta foto?
Muflones