28 de febrero de 2014

Escalada tradicional en las Islas Canarias.

 
Traducción del artículo aparecido en la Revista Vértex.
Federació d´Entitats Excursionistes de Catalunya.
Septiembre-Octubre 2013. nº 250

1 2

Como anécdota podemos decir que la escalada en las Islas Canarias comenzó como un asunto de estado. Sí, el monolito mas famoso de las islas, el roque Nublo, situado en la cumbre de Gran Canaria, había sido conquistado por primera vez en 1932 por tres escaladores alemanes.
 

Tadeo Soler en el 2ºlargo de la G.E.C. al Roque Nublo. Gran Canaria. foto Javier Martín-Carbajal
Al año siguiente otra vez una cordada alemana vuelve a conquistar su cumbre. Ante este hecho, el Cabildo insular se pone en contacto con los montañeros de la Falange Juvenil Española, una bandera extranjera no podía ondear en tan emblemático roque y es por ello que llegan a la isla, 14 años después de la primera, unos escaladores Castellanos logrando así salvar el honor patrio.
En diciembre de 1953, el canario Juan Suarez logra hacer la cuarta escalada y primera solitaria, repitiéndola unos días después con sus compañeros de escalada isleños.

Tadeo Soler en el 2ºlargo de la G.E.C. al Roque Nublo. 

En 1955 de la mano del Coronel Villar del Frente de Juventudes, se organiza en Las Cañadas del Teide, en la isla de Tenerife, un curso de escalada. Los Instructores son Ernesto Carreras y Felix Méndez (quien sería presidente de la federación Española unos años después). Realizan las primeras escaladas en los Roques de García, siendo la más destacada de ellas la primera al Roque de La Catedral, que realizan Felix Méndez  junto con su alumno más aventajado Guillermo Pérez.

                      El conjunto rocoso de los Roques de Guillermo. Las Cañadas el Teide.
El conjunto rocoso de los Roques de Guillermo. Las Cañadas. Tenerife. foto Javier Martín-Carbajal

En 1954 se funda en Gran Canaria el Grupo Montañero Gran Canaria que junto con el Grupo Montañero San Bernardo, fundado cuatro años después, protagonizan las primeras escaladas en las paredes de la  zona de Ayacata. También en Tenerife se funda en 1963 el Grupo Montañero de Tenerife. 

Son estos años  la época de los pioneros, cordadas formadas por los pocos escaladores perteneciente a estos grupo de montaña que, con pocos medios, pocos conocimientos técnicos, materiales escasos y  rudimentarios pero, por contra, con una gran ilusión realizan estas primeras escaladas a los roques más emblemáticos de las islas; destacando el Roque Nublo, el Bentayga y el ya caído Dedo de Dios en Gran Canaria, la Catedral y el Cinchado en Las Cañadas del Teide en Tenerife, el Cano y el Agando en La Gomera, el Idafe en La Palma.... 

1er largo de Pórtate bien y subirás al cielo. Torreón Figueroa.                   Genocidio 6b.Tabares.
1er largo de Pórtate bien y subirás al cielo. Torreón Figueroa. Tenerife. foto-Javier Martín-Carbajal Genocidio 6b.Tabares.Tenerife. Foto-Javier Martín-Carbajal
3er largo de Pa mi gusto no 6a A1. Roque de las Animas. Tenerife.Foto Javier Martín-Carbajal Cara oeste de la Catedral. Desface 110 mts 6a. La Catedral. Tenerife. Foto Antonio R. Villar
3er largo de Pa mi gusto no 6a A1. Roque de las Animas.      Cara oeste de la Catedral. Desface 110 mts 6a.  
                                                                                                                                           
A partir de 1970 aparecen nuevos escaladores. En Tenerife Marcelino Baez forma cordada con Alberto Alom y juntos crean las Baez-Alom repartidas por varios roques de la isla. También en esos años se inicia en la escalada un personaje clave en Tenerife, Antonio R.Villar, lo hace junto con Oscar Subirana. Estos forman cordada a la que se une Miguel Diez, un escalador valenciano afincado temporalmente en la isla que, debido a su procedencia peninsular, les aporta una visión más amplia en el contexto de la escalada insular. El resultado es un sin número de aperturas en los roques y paredes de Las Cañadas.

3 4

El legendario G.E.C. (Grupo de Escaladores Canarios) se forma a mediados de los 70 por escaladores procedentes de los Grupos Gran Canaria, San Bernardo y Guayre. Estos escaladores, Juan Cano, Juan Aguilar, Manolo Cardona, Fran Ojeda y Alexis Blanco protagonizan entre 1975 y 1985 la época dorada de la escalada Ayacatera, dando lugar a itinerarios emblemáticos.

En 1983 se abre la "Tiscamanita" en la pared del Montañón, la primera abierta desde arriba y en 1984 protagonizan la "Novocombo" en la pared del Frontón, equipada de arriba a abajo para intentar su escalada completamente en libre.  A finales de los 80 el G.E.C. se diluye dejando un impresionante legado, difícilmente igualable, en las paredes de Ayacata.

 Abajo: Antonio R. Villar escalando en la placa de los frikis. La Catedral. 
Villar escalando en la placa de los frikis. La Catedral. Tenerife Juan Aguilar (izda) del legendario Grupo de Escaladores Canarios, leyenda viva de la escalada Ayacatera junto con el autor del artículo.
Arriba derecha: Juan Aguilar (izda) del legendario Grupo de Escaladores Canarios, leyenda viva de la escalada Ayacatera junto con el autor del artículo.

En la isla de Tenerife en los inicios de los 80 aparecen nuevos y fuertes escaladores, uno de ellos Pablo Castilla influenciado rápidamente por las corrientes más deportivas empieza a protagonizar junto con diferentes compañeros, las escalada más duras en los roques y paredes tinerfeñas, convirtiéndose a finales de los 80 en uno de los escaladores pioneros del octavo grado. En esta época de cambio, llega a Gran Canaria  Luís "el mano negra" (un tipo que era la hostia, que unió a la gente con buen rollo y fue fundamental en este cambio de mentalidad) se juntó con un grupo local, el formado por la banda del Callejón. Alli estaban Miguel Angel Moreno, Josemi, Manolo Chiquitin y muchos más, entre ellos Marcos Rodriguez que influenciado por esta nueva forma de ver la escalada  rápidamente se lanzó a liberar los viejos artificiales. Su facilidad para la escalada le hizo ser el pionero del octavo grado en la isla canariona. Es entonces cuando la escalada deportiva entra con fuerza y a finales de los 80 y principios de los 90 son pocos los escaladores que se quedan en las vías más largas.




Paredes de Ayacata. Gran Canaria. Foto Tadeo Soler
                   Paredes de Ayacata

Una historia paralela la de ambas islas capitalinas, casi sin contacto entre sus escaladores hasta que con el avance de los 90, renace el gusto por las vías largas tanto en Tenerife como en Gran Canaria. Los escaladores tinerfeños, Delfino Méndez, Pablo Mata, Francisco Reyes y Javier Martín-Carbajal protagonizan numerosas aperturas tanto en Tenerife como en La Gomera donde encuentran en el Roque Cano, un excelente y virgen terreno de juego para las más aventureras escaladas. En Gran Canaria a Juan Aguilar se unen, por citar a los más representativos, Pedro Valerón, Antonio González y Alexis "El Negro" . También  Victor San Baudelio "Samba" y Juan Carlos Arocha protagonistas estos últimos de difíciles escaladas Ayacateras.

5 6

En el presente siglo la escalada deportiva sin duda es la protagonista pero siguen surgiendo nuevos escaladores amantes de las vías largas, del antiguo reto de buscarse la vida, estos  junto con los más veteranos están dando a las vías largas un nuevo protagonismo; rescatando vías antiguas, restaurando vías oxidadas y buscando nuevos terrenos para las aventuras verticales.

Hedonismo geológico
Para un  escalador hedonista, escalar en las islas canarias es hacerlo sobre  el más completo tratado de vulcanología. Es así, las distintas formaciones que nos deja la naturaleza volcánica de las islas nos permiten un terreno y una diversidad de roca muy variada. Restos de estructuras volcánicas desmanteladas por la erosión dan forma a los característicos roques canarios, diques, domos, frentes de coladas de lavas, mantos de aglomerado, piroclastos compactados, cámaras magmáticas, acantilados marinos... . Pero pese a esta diversidad geológica las paredes isleñas no ofrecen la altura y continuidad de los muros de caliza y la roca muchas veces se presenta fracturada.¿Y entonces?¿ si esto es lo que más nos llama de la escalada a largos, que es lo que podemos encontrar en las paredes isleñas?

Gran Canaria:


El Roque Nublo sobre las paredes de Timagada. foto Javier Martín-Carbajal
                     El Roque Nublo sobre las paredes rojas de Timagada

La isla de Gran Canaria es la más afortunada en número de paredes, no hay más que darse una vuelta por la cumbre central de la isla para darse cuenta de ello. Numerosas paredes forman el conjunto de Ayacata. Las más cercanas al pueblo del mismo nombre son las paredes del Frontón y de la Librería,  con numerosísimas rutas y hasta 150 mts de altura, a continuación del Fronton se encuentra el risco del Laurel, y las paredes del Pino con una altura cercana a los 200 mts. La pared sigue, gana en altura pero pierde en calidad de roca.

1er Largo de la Boquete. 130 mts 6a+.Ayacata. 
1er Largo de la Boquete. 100 mts 6a .Ayacata. Gran Canaria. foto Antonio R.Villar
En la Oeste del Nublo 60mts, 6a Ae. Gran Canaria. foto Javier Martín-Carbajal En el2º largo de la imidauen 130 mts 6a . Ayacata. Gran Canaria
En la Oeste del Nublo 60mts, 6a+Ae.                            En el 2º largo de la Imidauen 130 mts 6a+. Ayacata.

En la cercana cuenca de Tejeda dominan los muros de más de 200 mts de la pared del Aserrador, con vías de envergadura poco repetidas y un poco más allá, sobre el pueblo de Timagada, se encuentran las paredes rojas de Timagada. Dominando este conjunto se encuentra el monolito del Roque Nublo, de 67 mts de altura y profanado, por lo apretado, las variantes, las pintadas... con una gran cantidad de rutas. Sobre el pueblo de Ayacata se alza el poco frecuentado Montañón con rutas de los 80 donde podemos leer en sus vías interesantes historias sobre la evolución de la escalada. Un poco más allá Punta Umbría, La Candelilla , de moda ahora por sus rutas deportivas, la pared de los Fantasmas, La pared de la Plata, y unas cuantas más... con un denominador común, una roca discreta mejorada con las repeticiones.

                       Pared de los Fantasmas. Ayacata.
Paredes de los Fantasma en Ayacata. Gran Canaria. Foto Javier Martín-Carbajal


Tenerife:

Cara oeste de la Catedral. Las Cañadas. Tenerife.Foto Javier Martín-Carbajal
                     Cara Oeste de la Catedral. Las Cañadas del Teide.

El fantástico paisaje de las Cañadas del Teide en Tenerife no resulta tan atractivo a ojos del escalador como los monolíticos muros de Ayacata, la verticalidad es menor, no más de 150mts, sin embargo, numerosos roques se reparten por todas las Cañadas. Los más accesibles por su cercanía son los roques de García, donde destaca el roque de la Catedral, el más frecuentado. Otro roques interesantes son Los roques de Guillermo con sus espectaculares placas para la escalada artificial, el roque del Queso, el Burro, el Felix Méndez. Todos ellos con una roca fracturada en bloques que hace prestar aún más nuestra atención a la escalada.

Escalando en Los Roques de Garcia. Las Cañadas. Tenerife. foto Javier martín-Carbajal
                    En el tercer torreón de la Cresta del Gallo. Roques de Guillermo.

Mucho más ambiente tienen  las paredes que conforman el circo de las Cañadas, a una altura media de 2500 mts y aproximaciones superiores a la hora ofrecen la escalada más más alpina de las islas. Montaña Guajara, numerosos  contrafuertes finalizando en su último muro de 100 mts de longitud a 2700 mts de altura, El Roque de la Grieta, con su pared a  2500 mts, recorrida por multiples fisuras en un ambiente casi insuperable. El Torreón Figueroa, un monolito de un centenar de metros de altura con cumbre a 2404 mts y donde todas las generaciones de escaladores isleños han querido dejar sus más difíciles rutas.

Jorge Parra en Ibuprofeno 7a. Roque Negro.                         Alexis en Ataud vacante 6a+. Tabares.
Jorge Parra en Ibuprofeno 7a. Roque Negro. Tenerife. foto Javier Martín-Carbajal Ataud vacante 6a . Tabares. Tenerife. foto-Javier Martín-Carbajal

Fuera del ambiente "cañadista", en las montañas de Anaga encontramos distintas posibilidades. En Taganana se alza el roque de las Animas con sus 250 mts verticales en la pared que cae al mar donde hay que ir aprendido en esto de buscarse la vida, la autoprotección y la escalada a largos. También con numerosas rutas y algo menos aventurero es su vecino Roque de Enmedio.

                                      Tadeo Soler en el 2º largo 6a+ de Pa mi gusto no.
                                
A una altura de 700 mts en la zona húmeda de la isla se alza Roque Negro, bastante calidad en sus rutas y no más de 150 mts. No podemos dejar de nombrar Tabares, cuna de la escalada libre de dificultad, que pese a ser una zona de escaladas de un largo, esta es sobre fisuras por lo que ofrece múltiples posibilidades para practicar el viejo arte de la autoprotección.
                                     
                                F.J.Duque en el 3er largo de Hernia discal 90 mts 6c. Roque Negro.                                                 

Roque de Las Animas y detrás el Roque de Enmedio. Taganana. Tenerife. foto Javier Martín-Carbajal
                   Roques de Las Animas y Enmedio en Taganana.


La Gomera, Lanzarote, Fuerteventura:


Roque Agando. La Gomera. foto Javier Martín-Carbajal
                     Roque Agando

La pequeña isla de la Gomera ofrece interesantes opciones para la escalada a largos. La cara oeste del Roque Cano en el norte de la Gomera es sin duda en terreno más aventurero, al contrario que su cara sur que presenta opciones mas accesibles. En el centro de la isla se encuentra el majestuoso grupo de los roques de Garajonay; el roque Agando, el roque Carmona, el roque Ojila, la Zarcita, interesantes opciones muy aventureras de no ser que está prohibida su escalada al estar dentro de Parque Nacional de Garajonay y su estricta normativa. Solo en el Roque Agando es autorizable la escalada al estar una parte de él fuera de este espacio protegido, menos mal!!.

Otra alternativa en esta isla son las Taparuchas que es el nombre local que se asignan a los diques cortados a cuchillo que abundan en el barranco de la Laja, sin embargo su roca muy fracturada no permite la escalada libre, lo que es aprovechado para la poco practicada escalada artificial.

La cordada Javi-Pedrito durante la apertura de Vertigo no, yuyu. 90 mts A2 . Taparucha del Atajo. La Gomera. Foto Pedro Romero
                    La cordada Javi-Pedrito durante la apertura de Vertigo no, yuyu. 90 mts A2+. Taparucha del Atajo.

Pocas posibilidades encontraremos en el resto de islas. En Fuerteventura se encuentra la zona de escalada de Las Peñitas, una buena zona de bloque, de características muy parecidas al granito, cuenta con una pared algo interesante. Quizás las opciones más largas de las islas pasan por  los riscos de Famara en la isla de Lanzarote, un acantilado marino poco continuo y con algunas vías hasta de 400mts.  Aunque lo más alto se encuentra en Tenerife, el acantilado marino de Los Gigantes, 500 mts de roca muy descompuesta solo apto para rutas de envergadura.

Las Cañadas del Teide en Tenerife y Ayacata en Gran Canaria forman una zona de escalada similar, visto siempre dentro del contexto de la escalada insular, a zonas como Montserrat o la Pedriza, ellas han visto evolucionar la escalada insular desde sus comienzos, con sus escaladores y sus vivacs, con sus historias y sus vías. 

Algunos crokis:

Roque Cano

Situado en el municipio de Vallehermoso en el norte de La Gomera, con paredes de hasta 250 mts de desnivel constituye un interesante terreno para las rutas de aventura. Sus caras oeste y norte son las más comprometidas siendo las vías de su cara sur las más fáciles y por lo tanto la manera más accesibles de firmar en su libro de cumbre. Por su valor geológico y paisajístico esta declarado Monumento Natural dentro de la Red Canaria de Espacios Protegidos. Para escalar en él es necesario solicitar un permiso en la Unidad de Medioambiente del Cabildo Insular de La Gomera.

Roque Cano Crokis


Roque Negro

Incorporado a los ambientes de escalada en estos últimos años ha sido protagonista de numerosas aperturas. Situado en las tinerfeñas montañas de Anaga, sobre un bosque de laureles y expuesto al paso de los vientos alisios, es una opción húmeda para el invierno y fresca para el verano. A primera vista muchas plantas en sus paredes pero los principales largos surcan la pared por paños limpios de vegetación, con una roca bastante compacta y diferente al del resto de la isla. Cuenta con mucho equipamiento fijo.

roque-negro-crokis



El Frontón

La pared del Frontón no es la más alta pero si la más llamativa de la zona de Ayacata en la cumbre central de Gran Canaria. Un pared casi geométrica, de unos 130 mts de altura y recorrida por numerosas rutas, la mayoría de ellas provenientes de la época del G.E.C. Su fácil y corto acceso hace que sea de las más frecuentadas, sobre todo sus vías más asequibles. La roca, un conglomerado de fragmentos de rocas volcánicas, ha mejorado con las repeticiones, pero aún así hay que estar atento. Muchos pasajes claves de las vías han sido reequipados.


El Frontón. Ayacata. Gran Canaria crokis


La Catedral

El roque de la Catedral es el más atractivo para la escalada de cuantos forman el conjunto rocoso de los Roques de García. Situado en el Parque Nacional del Teide (Tenerife), se autoriza la escalada sin, por ahora, limitaciones.Una aproximación cómoda y numerosas rutas de todos los estilos hacen que sea bastante frecuentado, aunque nunca encontraremos cola y rara vez será por la vía Normal. Su cara Oeste se presenta con numerosas rutas, pero son las vías de su cara norte las que aúnan más ambiente y verticalidad y una roca algo discreta. 

Más información en la entrada de este blog: