16 de junio de 2014

El risco de Guaria

A continuación reproducimos el artículo aparecido el pasado mes de abril en la revista "Desnivel".

Delfino Méndez "Nene" en su Espolón Bolsón 7a+

He tenido la inmensa suerte de vivir la escalada en este risco de Guaria desde el principio, desde que no había una sola vía equipada. Fue en 1989 cuando Cesar Acosta y Antonio “el Coe” recorrían la isla, en el Lada Niva de este último,  buscando paredes que nos abriesen nuevos itinerarios alejándonos un poco de esa Cañada del Capricho que nos absorbió el segundo lustro de los años 80. Fue así como el risco de Guaria apareció en el panorama de la escalada isleña.

Risco de Guaria
Guaria no fue un amor a primera vista. Una vez notificado el encuentro un grupo de escaladores fuimos a vivaquear a la base de la pared, caminamos bajo el risco de noche, sin poder admirar su grandiosidad y fue al amanecer cuando nos quedamos boquiabiertos con lo que teníamos encima, alto, desplomado pero en apariencia bastante descompuesto. Fue César quien se puso por primera vez en cabeza de cuerda, a unos 15 mts escalados cayó un gran bloque, justo en medio de los escaladores que estaban en su base. La fortuna quiso que no pasase nada, la piedra aplastó la cuerda y parte del material que estaba en el suelo. Nos retiramos. 

Al poco, otra vez el 4x4 de Antonio con otras paredes, “esta vez si, ya verán”, y para allí fuimos, para Arico. Efectivamente , con el tiempo, Arico, se ha convertido en la zona de escalada más conocida de las islas Canarias. Tantas vías por equipar hicieron que el risco de Guaria cayese en el olvido.


Ruymán encadena la Paranoia, un 8a de 35 mts. Foto: Oliver Lavoisey














Un día, mi amigo Delfino Méndez “Nene” me dice que, junto a Antonio R.Villar abrió una fisura en Guia de Isora  (como se conocía entonces el risco de Guaria), que era buenísima y tenia que ir a probarla. Un poco incrédulo fui, junto con Francisco Reyes, repetimos la vía, y ¡jo! ¡que buena!. El Diedro negro, una fisura de dedos en bavaresa sobre buena roca y de VI grado.  ¿Y esta placa de la izda?, puestos los spits salió el 6c+ de “Orient express”, donde hoy, un parabolt llegando a reunión ha eliminado la posibilidad de una larga caída.

Javi en la perfecta fisura del Diedro Negro 6a+





Fue un cabrero quien nos dijo que este risco era conocido como el andén de Guaria. Realmente el andén es por donde pasa el antiguo camino que llevaba a la gente de la zona a la fuente que mana bajo el pino. Este es hoy el actual camino que recorre los pies de vías.

-manteniendo limpia la fuente podremos seguir bebiendo y refrescándonos en ella-


En seguida otra vía “ Peter Punk”, con su paso clave, que sin ser el más difícil era el que tenia el seguro más lejano, a juzgar por lo retorcido de esta chapa cuando le llegó el reequipamiento, de roca descompuesta hizo falta mucho saneamiento, como en todas las vías posteriores. En una revista canaria de la época salía una foto de esta vía con una leyenda que decía “ Peter Punk un 6b+ al estilo Guaria”. Fue así como se equiparon un puñado de rutas deportivas, culminadas estas por el 7b de la “vía de Pablo” y todas caracterizadas por su roca no del todo franca y en algunas ocasiones con ciertos alejes entre los seguros.

Francisco Reyes "Fran, el señor de Guaria"
abriendo desde abajo
A mediados de los 90 la fiebre deportiva bajó de temperatura entre los mas activos equipadores isleños,  estos se empezaron a interesar por las posibilidades que ofrecía el risco para abrir desde abajo, que sin ser muy alto si daba la oportunidad de abrir varios largos. Principalmente Francisco Reyes, Delfino Méndez, Roberto Tejera, Pablo Mata, Ralph Kammerlander , Marcelino Baez y el que escribe dejamos un buen número de rutas abiertas desde abajo.”Café caliente y duro” “Ropita friki”, “El señor de Guaria” , “Bienvenido a Guaria”, “Verano en texas”  o en otro estilo “la dignidad de los mayores” un A3+ que representa una de las vías más difíciles de escalada artificial en la isla.... .  Fruto de todo ello se desarrolló una filosofía que se alejaba de las más equipadas escuelas deportivas; usando la autoprotección donde era posible y los expansivos cuando no había otra alternativa. Últimamente el dominio aplastante del parabolt ha hecho que en determinados enclaves de algunas vías de antaño se hayan “suavizado” con la aparición de este tipo de seguro fijo.

A una de estas rutas, de solo un largo de cuerda y abierta en artificial se le colocaron expansiones y fue así como salió el acertado nombre de “Manipulador de elementos” el primer 8a de la zona. A la vez vendrían otras como “Morralla de basca” 7c+/8a, “Tabaiba trapi” 8a, “Alcohol etílico” 7c ó “Conexión Guaria” 7c+ por citar, entre las más duras, las más representativas.

Gitano y Marcos en el L2 7c de Conexión Guaria

Roberto Tejera en el largo 2 de “Ropita friki” 6b A1 (7a) 
Todo esto dio lugar a una mezcla de estilos combinando las vías deportivas, las de autoprotección, las semiequipadas o las de varios largos, mostrándonos así el verdadero potencial que nos ofrece la zona. A esto último contribuyeron (y siguen contribuyendo juntos a los ya nombrados) otros equipadores como Diego Méndez, Juan Carlos Zamora “Gitano”, Alberto Pelaez, Jose “Bukanan” , Victor Martín, Javier palmero “El Chamo”, Ruyman Pérez y Alex Kammerlander por citar a los más activos. El trabajo de todos estos equipadores ha dado lugar a más de un centenar de rutas, algunas, aparte de las ya nombradas, tan significativas como la “Panamericana” 6c+. “Punkis de postal “ 7b+, “Alta traición” 7a +, “La rubia rica de Guía” 6c+, “Km 5” 7c, “Espolón bolsón 7a+, “Paranoia” 8a, o el 8b de la “Neandhertal” como la dificultad más alta encadenada.


Jerome en Carnaval Guaria 8a















Secretivo

Diego en Bienvenido a Guaria 7a,
la vía de autoprotección más simbólica del risco
En todo momento hubo consenso entre los escaladores locales de no publicar crokis ni artículos en revistas especializadas intentando preservar esta zona de la masificación y suciedad que acompaña a las zonas más populares. Nunca lo quisimos considerar un secretivo como algunos creian, allí estaba, y pese que no había crokis públicos, nunca se negó información a quienes allí la solicitaban. El boca a boca hacía que cada vez llegasen más escaladores, la visita de escaladores extranjeros hizo que apareciesen algunos artículos en revistas, aparecieron parabolt donde se había escalado sin ellos y con la llegada de internet la difusión fue imparable así como los numerosos datos erróneos que ofrecían estas publicaciones.



Una guía extranjera que se descargaba en la red empezó a circular por la isla. El risco de Guaria estaba incluido, vías sin nombre, grados cambiados, trazados erróneos. Numerosos errores fruto de desconocimiento y del afán recaudatorio de gente que no hace nada por estas zonas de escalada pero ve una oportunidad para lucrarse de ello.

Todos estos motivos nos hicieron retomar una vieja idea. Nos pusimos a trabajar en una guia de escalada donde apareciera la información actual, verídica y de primera mano sobre este risco. Aún a sabiendas que esto repercute negativamente, que acudirá más gente, con todo lo que ello conlleva. Tras numerosos intercambios de opiniones decidimos incluirlo en la guía de escalada deportiva de Tenerife, poniendo en conocimiento de la comunidad escaladora información veraz de este risco de Guaria, con su vías, advertencias y limitaciones.


Espectaculares atardeceres en este paraje natural




Respeto

Antes de incluirlo en la guía había que aclarar una serie de aspectos. Había aumentado la población escaladora que visita estas paredes por lo que también aumentaron los problemas con los vecinos, sobre todo, por la escasez de aparcamientos. Decidimos dar a conocer a los responsables municipales la futura edición de una guía sobre la zona y, preveyendo más visitas, que nos habilitasen unos aparcamientos. Con el resultado de tres conversaciones infructuosas y falta de interés por parte de quien quizás nos podía echar una mano. Hoy en día y de momento , la permisividad de los dueños del terreno donde se aparca se mantiene y está en nuestra mano, con nuestro comportamiento, que esto siga siendo así.


Jorge Parra liberando el L1
del Señor de Guaria 7a
Hace pocos años entró en vigor el documento normativo que regula el uso recreativo de este espacio natural. En la redacción de este documento no participó el colectivo escalador ni la federación correspondiente, bien por desconocimiento o quizás por otras causas. Esto dio lugar a algunas prohibiciones y regulaciones en algunos de los espacios naturales donde se practica la escalada. En Guaria, al contrario que en otros lugares,  tuvimos suerte, la zona de exclusión no afectaba a las paredes y la escalada fue contemplada como un uso autorizable. Lo que significa que hay que obtener un permiso, que ateniéndonos a una serie de condicionantes, nos permite practicar la escalada. Afortunadamente el trámite es sencillo y el periodo de vigencia de este es anual.




Cernícalos y Tagarotes rapaces nidificantes
en las paredes rocosas de este espacio
natural
La principal causa de regulación en estas paredes es la nidificación del halcón de Tagarote. Una pareja de esta especie, actualmente en franco proceso de expansión, se ha instalado en los últimos años en este risco. La poca participacion federativa en la redacción de los documentos normativos que regulan las actividades de montaña en los espacios protegidos en general, ha hecho que sean los escaladores más implicados los que mantengan reuniones periódicas con el organismo que regula este espacio natural. De momento y gracias al diálogo, una  vez observada la nidificación del halcón de Tagarote, sólo se restringe la escalada en el sector afectado.
  


Con el respeto hacia el medio donde desarrollamos nuestra actividad y cumpliendo la normativa que regula los usos de este espacio natural podremos seguir disfrutando de lo que más nos apasiona en este espectacular paraje natural que es el risco de Guaria. Actuemos en consecuencia.


Crokis