3 de enero de 2016

Un recorrido por los roques de Melo. Las Cañadas.

A los pies de las verticales paredes de montaña Guajara se encuentran algunos sectores de escalada. La Cañada del Capricho, lugar de obligada visita para todo tipo de escaladores. Un poco más allá , siguiendo la pista de Siete Cañadas pasamos por los roques de los Cachorros (que antiguamente los más veteranos montañeros llamaban los roques de Anaga) con sus vias de iniciación. Y ya, un poco antes de llegar al camino que sube a la degollada de Guajara, se encuentran los roques de Melo, tres roques bautizados como roque Sur, roque Central y roque Norte.

Situación de los roques de Melo

Fue Delfino Méndez "Nene", como siempre a la búsqueda de nuevas zonas y nuevas vías, quien trazó los primeros itinerarios de escalada. Si bien, dado el fácil acceso a las cumbres de los tres roques, es posible que ya hubiesen sido escalados, pero desde luego nunca fueron un objetivo importante para los escaladores. Nene supo trazar un itinerario en cada roque para que estos se encuentren entre los visitados por los escaladores que frecuentan Las Cañadas. Lo hizo en solitario, autoasegurado con su grigri y poniendo en cada paso su saber hacer como escalador. Una experiencia que vivió entre febrero y junio del año 2012 y dedicó a su amigo Leopoldo Melo Alayón, el veterano escalador y aperturista de Valle San Lorenzo, quien en 1985 le introdujo la semilla de la escalada. Así quiso que quedase reflejado en este su crokis.

Crokis original de Delfino Méndez "Nene"

El roque Sur tiene dos rutas abiertas. La vía "Nerudel" fue la última de ellas y fue abierta por el propio Nene junto con Ruymán. Una bonita ruta, recomendada y que su nombre se debe a juntar las primeras letras de los nombres; Negra (la perrita de Ruyman que Nene encontró y se la regaló)...ahí están los tres nombres.

Una bonita actividad cañadista puede ser enlazar los tres roques. Si lo hacemos empezando por el roque sur, justo en frente de la entrada de la pista que da al Sanatorio, subiremos por la barranquera (más limpia de vegetación) pegada a este conjunto de roques y que los deja a la izda. Estando atentos cuando nos acercamos a la base del roque lograremos ver los primeros seguros de esta vía.
Primeros metros 


Trazado de la Nerudel

Reunión

Saliendo de la fisura ancha del L2



La vía recorre en tres largos, de roca cañadas, este roque. Un vez en la cumbre es posible bajar por la misma vía, aunque aconsejamos bajar destrepando, pasando por sus cinco puntas, empapándonos así de las fantásticas sensaciones que nos produce el escalar en las Cañadas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Reunión de bong en la cumbre del roque Sur.                                     

Cumbres del roque Sur

Desde este roque Sur es posible llegar al roque central buscando paso por su parte más baja, unos trepes y destrepes. Por el camino encontraremos "escaramujos" los rosales de las Cañadas (el rosal silvestre), que si bien no es una especie autóctona de las islas, se ha adaptado de forma espontanea a vivir aquí arriba. Numerosos son los rosales en esta parte de las Cañadas; el más grande, creo, vive en la Cañada de la Mareta, junto a los Cachorros, y los más conocidos por los escaladores, el que le da nombre a la vía "Del rosal" en la pared de Guajara y el Techo del rosal en la Cañada del Capricho.

Escaramujo
El gran escaramujo de la Cañada de la Mareta
Roque Central y roque Norte 
Escalando "La Bucana" al roque Central





"La Bucana" es la ruta que sube a la cumbre del roque Central, un bonito diedro de buenas presas y grandes bloques a proteger, que en un sólo largo de cuerda nos deja en la cumbre de este roque. 

En la cumbre del roque Central de Melo

Una vez descendido el roque Central accederemos a la base del roque Norte. Un cedro a pie de pared nos ayudará a identificar el pie de la via "Truenos de mediodia", una buena ruta abierta desde abajo y en solitario por un espectacular, a medida que vas escalando, muro desplomado. Con buenas posibilidades para autoprotegerse, este puede ser el largo más difícil del conjunto de los roques. Sin duda hay que ir a hacerlo. 

Escalando el L1 de "Truenos a mediodía"
En el largo 1 de "Truenos a mediodía"


En la cumbre del roque Norte


Durante todo el trepe y destrepe en estos roques podremos observar huellas del paso de los muflones. También, como no, de quienes los cazan y sus residuos. Las botellas de vidrio que se quedan en el medio constituyen una trampa mortal para los escarabajos, que atraídos por las sustancias residuales de la botella se meten en ella no pudiendo salir. En este caso el escarabajo tan abundante en la alta montaña tinerfeña, la Pimelia ascendens. Peor suerte tiene la Pimelia canariensis, su homónima costera, a la que le gusta las arenas sureñas junto a la costa y que tiene en la destrucción de su hábitat su peor enemigo. 
Pimelia canariensis de aspecto más arenoso
Pimelia ascendens de aspecto más lustroso



Escalen y disfruten!!